Logo weiterlesen.de
Transhumanismo

Mejorar la raza a través de la tecnología

La ciencia ficción adelantó hace más de medio siglo un futuro en el que el concepto de humanidad sería transformado por la incorporación de tecnología y dispositivos dentro de los organismos. A partir de mediados del siglo XX la idea de “mejorar” la raza y prolongar la vida empezó a ganar terreno, y hacia la década de 1990 se materializó en un movimiento filosófico llamado “transhumanismo”. En el siglo XXI, las élites globales del World Economic Forum tomaron la iniciativa para acelerar y ordenar el proceso de entrada en un nuevo estadio de la humanidad, y trabajan para que comencemos a naturalizar ideas como la de vivir en Marte o fusionar lo biológico, lo tecnológico y lo físico. Otras compañías ya están diseñando implantes cerebrales o estudiando cómo hacer que la vida en otros planetas sea genéticamente posible.

¿Qué implicaría la implantación de dispositivos y chips dentro de nuestros cuerpos? En un primer acercamiento, la idea no debería llamarnos demasiado la atención: los cyborgs ya caminan entre nosotros, y casi todos ellos han recibido implantes tecnológicos para reparar algún problema motriz, cardiovascular, etcétera. También caminan entre nosotros algunas personas que han recibido “terapia génica”: transfusiones que alteran la secuencia genética para eliminar un “error” que les provocaba una rara enfermedad como la hemofilia o ciertas atrofias musculares. Pero lo que propone el transhumanismo no es suplir carencias o mejorar problemas de salud, sino directamente mejorar la raza a través del uso de tecnologías: eliminar todo lo posible las barreras naturales que poseen nuestros cuerpos en términos de capacidad, habilidades, humor y personalidad, y desde luego, los límites en términos de longevidad. En otras palabras, hacer uso de todas las tecnologías posibles para llevar a la raza humana al siguiente estadio.

Son muchas las cuestiones que surgen en relación a este futuro cercano que se propone. En primer lugar, qué significa “mejorar la raza” y qué implicará “ser humano” en ese contexto. La transformación de la raza humana por medio de la tecnología y de la genética se une en la narrativa futurista al momento de “singularidad”, que señala el punto en que las máquinas o computadoras sean más inteligentes y capaces que los humanos, y que éstos se vuelvan prescindibles.

El transhumanismo propone utilizar todo aquello que esté a nuestra disposición para tener más capacidades y para vencer a la muerte. ¿Es una película de ciencia ficción o un futuro inevitable? ¿Qué alcance tendrán estas transformaciones? Al interior del movimiento se discuten cuestiones básicas como el acceso, y también los límites éticos y de seguridad. Como en todo tema controversial, existen defensores y detractores. Revisaremos en las páginas que siguen los inicios del transhumanismo, cómo se implementaría, cuáles son los peligros que conlleva y hacia qué escenarios podría conducirnos.

La especie humana puede trascenderse a sí misma

Algunos afirman que el origen del transhumanismo se remonta muy lejos en el tiempo, y que está presente en los primeros registros de la humanidad, bajo la forma de la búsqueda de la inmortalidad. La idea de trascender los límites humanos naturales puede encontrarse en el poema épico Gilgamesh de la antigua Mesopotamia, en la idea de la fuente de la juventud o el elíxir de la vida, y en la filosofía trascendentalista.

Suele reconocerse al biólogo y escritor Julian Huxley (hermano de Aldous Huxley, autor de Un mundo feliz) como el fundador del “transhumanismo”, al haber utilizado el término en el título de un artículo que publicó en 1957 y que tuvo gran repercusión. Allí, establecía que: “La especie humana puede, si quiere, trascenderse a sí misma, no sólo esporádicamente, un individuo aquí de una manera, un individuo allí de otra manera, sino en su totalidad, como humanidad. Necesitamos un nombre para esta nueva creencia. Quizás transhumanismo sirva: el hombre sigue siendo hombre, pero trascendiéndose a sí mismo, al darse cuenta de nuevas posibilidades de y para su naturaleza humana”1.

Como biólogo, Huxley colocaba su interés en la especie y en el organismo humano. Para él, las condiciones de supervivencia de los humanos admitían pocas alteraciones (en términos de tejidos y temperatura corporal, por ejemplo), pero quizás un programa social y cultural a gran escala ...

Wollen Sie wissen, wie es weiter geht?

Hier können Sie "Transhumanismo" sofort kaufen und weiterlesen:

Amazon

Apple Books

ebook.de

Thalia

Weltbild

Viel Spaß!



Kaufen